ENFERMEDAD MENTAL Y DISCAPACIDAD PSÍQUICA

En este artículo, intentaremos dar unas pinceladas que nos ayuden a clarificar lo que son la enfermedad mental, y la discapacidad psíquica. Así mismo, diferenciar (aunque sea someramente), la discapacidad psíquica de las físicas, de las sensoriales y de las intelectuales. Hablaremos también, de las diferencias entre enfermedad mental y trastornos psíquicos. Nos plantearemos al final, preguntas y dejaremos consideraciones abiertas que puedan ser motivo de nuevas líneas de debates, discusión y base para próximos artículos.

La enfermedad mental, para acotar sus límites y diferenciarla del resto de trastornos psíquicos, debe quedar enmarcada por los siguientes elementos (siguiendo a J.Vallejo Ruiloba, 2.000):
1º En las enfermedades mentales se constata una base genética, inexistente en las patologías psicosociales.
2º Sólo se detectan anomalías biológicas.
3º En las enfermedades mentales se produce una ruptura biográfica.
4º Se observa, en las enfermedades mentales, una coherencia y estabilidad clínica y diagnóstica
5º Son arreactias a las influencias del medio. El medio no modifica la clínica y la evolución de la enfermedad mental, a lo sumo la puede modular ligeramente.
6º En las enfermedades mentales, las respuestas a los tratamientos biológicos son más efectivas que otros abordajes (psicoterapia).
Las verdaderas enfermedades mentales en el sentido estricto, son las psicosis funcionales (esquizofrenia, trastornos bipolares, psicosis afectivas), y las psicosis exógenas, en las que el sujeto pierde el contacto con la realidad y se instala en un mundo cualitativamente distinto.

demanoenmano-0091_web

Hay que discernir la enfermedad mental de los trastornos psíquicos no psicóticos (neurosis clásicas, patología sexual, trastornos de la alimentación, trastornos psicosomáticos); y de los trastornos de personalidad (personalidad evitativa o dependiente, personalidades histriónicas, narcisistas, paranoides, esquizoides, personalidades antisociales, personalidades límite)

En la enfermedad mental la base biológica es fundamental. La enfermedad mental comporta síntomas clínicos.
En los trastornos de personalidad priman los condicionantes educacionales y ambientales con una parte de componente hereditario. Los trastornos de personalidad generan conflictos, pero no síntomas.
Los trastornos psíquicos no psicóticos, se imbrican en causas biológicas y psicosociales según el trastorno. Los trastornos psíquicos no psicóticos comportan síntomas clínicos.

p1110016_web

Discapacidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad, y las restricciones de la participación.

– Las deficiencias, son problemas que afectan a una estructura o función corporal.
– Las limitaciones de la actividad, son dificultades para ejecutar acciones o tareas.
– Las restricciones de la participación, son problemas para participar en situaciones vitales.

La discapacidad es la objetivación de la deficiencia en el sujeto y con una repercusión directa en su capacidad de realizar actividades en los términos considerados normales para cualquier sujeto de sus características (edad, género, etc.).
Por consiguiente, la discapacidad es un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive.

Tipos de Discapacidades:

  • Discapacidad física:  por deficiencia motriz, o por diversidad funcional motora.
  • Discapacidad sensorial: auditiva o visual.
  • Discapacidad intelectual, mental o cognitiva: déficits en el funcionamiento intelectual.
  • Discapacidad psíquica.

Se considera que una persona tiene discapacidad psíquica cuando presenta “trastornos en el comportamiento adaptativo, previsiblemente permanentes” 

La discapacidad psíquica puede ser provocada por diversos trastornos mentales como; la depresión mayor, la esquizofrenia, el trastorno bipolar; los trastornos de pánico el trastorno esquizomorfo y el síndrome orgánico.

dsc_0846_web

Padecer una enfermedad mental en curso, inhabilita para la práctica deportiva, pero:
Si miramos el deporte desde el enfoque de una actividad de aprendizaje y competitiva:
¿La discapacidad psíquica es un impedimento para el desarrollo de una actividad deportiva?
¿La discapacidad psíquica es un impedimento para el desarrollo de una actividad de deporte colectivo?
¿Cuál debe ser la respuesta del mundo del deporte ante la discapacidad psíquica?

Una respuesta del mundo del deporte ante las discapacidades ha sido la creación de los Juegos Paralímpicos (para deportistas con discapacidades físicas, sensoriales y algunas intelectuales), la creación de los Special Olympics (para deportistas con discapacidades intelectuales), y la creación de las Sordolimpiadas (para deportistas con algún tipo de deficiencia auditiva) …. Y ¿para la discapacidad psíquica?… acaso ¿las personas con discapacidades psíquicas están fuera del mundo del deporte? o ¿están participando de la actividad deportiva como un deportista sin discapacidad? Si así fuera, ¿estaríamos ante una integración sin ser conscientes de ello?

img_8352_web

Otro enfoque que le podríamos dar a la relación entre el mundo del deporte y la discapacidad psíquica es ver y analizar si el deporte (de aprendizaje y competitivo) puede tener incidencia paliativa y/o regeneradora en la deficiencia; o, por el contrario, ser la fuente o un potenciador de la discapacidad (por ejemplo, en las discapacidades fruto de los trastornos de alimentación)

Si convenimos que la enfermedad mental en curso inhabilita para la práctica deportiva, ¿qué ocurre con los trastornos psíquicos y los trastornos de personalidad? ¿Cómo afectan al rendimiento del deportista, y/o a sus relaciones con compañeros, entrenador, árbitros, adversarios…? ¿Qué interacción se produce entre deportistas o entrenadores con trastornos psíquicos y el deporte?

dsc_0545_web

Y para terminar dos preguntas más, ¿es el deporte de aprendizaje y competitivo (aunque sea con las adaptaciones necesarias para paliar las discapacidades) una buena herramienta de inclusión y/o integración para los deportistas con discapacidades psíquicas? O tal vez ¿sería más adecuada la interrelación dentro del ámbito del deporte de ocio y de mantenimiento físico y bienestar?

Pere Arbona