Los/as profesionales de las personas con discapacidad intelectual

Como profesionales, nos damos cuenta de que todas las personas tenemos necesidades, intereses, preferencias, miedos, etc., generalmente bastante comunes, y es por ese motivo que a la hora de trabajar con persones con discapacidad intelectual (DI), hemos de tener muy presente que somos un soporte, ni más ni menos, para conseguir su realización personal.

Utilizamos el siguiente texto para invitaros a realizar un ejercicio de empatía y reflexión sobre cómo se pueden sentir las persones con DI cuando se realizan según qué intervenciones que no atienden a la igualdad:

– Imagina que las personas nunca hablan directamente contigo, pero conversan de ti en tu presencia.
– Imagina que los niños se burlan de ti en la calle y que los adultos te miran y hablan en voz baja a tus espaldas.
– Imagina que las personas te toman por el brazo y te sacan a la calle sin decirte nunca dónde te llevan.
– Imagina que no te está permitido ir a ninguna parte solo.
– Imagina que los profesores siempre te hacen preguntas tontas como “¿Qué color es este? o “señala tu nariz”, aun cuando tienes 18 años.
– Imagina que tus intentos de hacer algo siempre son interrumpidos por personas que lo hacen por ti.
– Imagina que estás enfermo, pero nadie se da cuenta.
– Imagina que oyes constantemente a las personas discutir acerca de lo que no puedes hacer.
– Imagina que eres un adulto, pero todos se refieren a ti como un niño.
– Imagina que las personas están diciéndote siempre qué hacer, pero nunca conversan contigo.
– Imagina que las personas solo esperan una conducta inadecuada de ti.
– Imagina que nunca te esté permitido tomar la más pequeña decisión personal.

¡Este es el mundo de las personas con discapacidad intelectual, autismo y problemas de conducta!
Yo, con toda probabilidad, me comportaría inapropiadamente, como lo hacen a veces muchas personas con discapacidad psíquica o enfermedad mental.
Imagine cómo debe ser…

Judith M. Leblanc, Ph D. (1991)

Y ahora la pregunta es: ¿cuál es nuestro objetivo como profesionales?
En primer lugar, partimos de que la DI no es una característica que ha de definir a la persona, sino que la hemos de entender como un estado de ésta que limita tanto la inteligencia como sus habilidades adaptativas en el transcurso del desarrollo (AAMR, 2002). Así es que hemos de hablar de personas con discapacidad y no personas discapacitadas.
Hace falta que, como profesionales, ofrezcamos a las personas con discapacidad intelectual todos los soportes necesarios para que desarrollen las propias capacidades en su entorno vital. Es también nuestro rol, trabajar para crear el máximo de oportunidades en un contexto social normalizado y agradable que favorezca su calidad de vida y en el que las persones con DI puedan desarrollar el máximo de roles posibles.

La Asociación Americana sobre Retraso Mental (AAMR), 2002 define los soportes como recursos y estrategias que tienen el objetivo de promover el desarrollo, la educación, los intereses y el bienestar de una persona y que mejoran el funcionamiento individual en las diferentes dimensiones: habilidades intelectuales, conducta adaptativa, participación, interacción, roles sociales, salud y contexto.
Como profesionales, tenemos la responsabilidad de trabajar cada caso individualmente y definir qué tipos de soporte son necesarios para poder proporcionar una mejora eficiente y continuada de los resultados personales de las persones con discapacidad intelectual.

Hemos de focalizar todos los esfuerzos en ofrecer lo que haga falta para que hagan lo que quieran hacer, y no entrar en valoraciones subjetivas de lo que pueden y lo que no pueden hacer. Recordemos, tan solo somos un soporte para lograr su realización personal.
A su vez es muy importante, con el fin de asegurar una atención de calidad en nuestros centros, potenciar la coordinación y comunicación entre todos/as los/as profesionales que trabajamos con las personas con discapacidad intelectual. En estos equipos multidisciplinares todos/as los/as profesionales son imprescindibles, pero sobretodo damos mucha importancia a la figura del/la auxiliar técnico/a educativo/a (monitor/a). Los demás profesionales del equipo de atención: psicólogos/as, pedagogos/as, trabajadores/as sociales, logopedas, fisioterapeutas, psiquiatras, enfermeros/as, médicos/as…. trabajamos para que el personal de atención directa se sienta acompañado/a en sus intervenciones y así favorecer el vínculo monitor/a-usuario/a. En este sistema-organización es fundamental la cooperación con las familias, así como con las entidades tutelares con el fin de ofrecer una atención integral a sus necesidades, intereses y preferencias.

Son muchos y muy diversos los tipos de soporte y las dimensiones (salud, trabajo, familia, ocio, amistades, amor, deporte, etc.), y, por tanto, es imprescindible el trabajo multidisciplinar entre los equipos y la comunicación eficiente entre estos, elaborando en cada caso las pautes de intervención más adecuadas.
En las ultimes décadas, se ha hecho un avance muy importante en cuanto a la plena inclusión de las persones con DI. No obstante, queda un camino muy largo por recorrer y, por tanto, entre todos/as, y aprovechando cualquier oportunidad, hace falta fomentar debates, charlas, tertulias…que persigan esta línea de avance hacia la normalización.

Hace falta, como profesionales, realizar una buena difusión y pedagogía, tratando de sensibilizar, concienciar y transmitir valores, impulsando muchos esfuerzos en desmontar mitos y estereotipos sobre la DI, fomentando la autodeterminación y haciendo visibles a los/as principales protagonistas de esta realidad.

Equipo psicopedagógico Aspasur (Grup Catalònia)